desplazamiento

octubre 24, 2023
El legado duradero de la salud del suelo: la historia de la Granja La Julia en Argentina
Compartir

Trabajar con Boomitra permite a los ganaderos transmitir un medio de vida productivo y resistente a la siguiente generación de su comunidad.

 

En 1994, impulsado por su pasión por la naturaleza y la alimentación sostenible, Fernando L. Bianchi estableció la Granja La Julia, ubicada a 120 kilómetros de Buenos Aires. Compró ganado y se aventuró en el mundo de la ganadería con su esposa, Valerie. Inicialmente, Fernando siguió prácticas ganaderas extensivas convencionales, incluido el uso de productos químicos sintéticos, sistemas de agua artificiales, razas de ganado específicas y alimentos suplementarios como heno.

 

Fernando’s perspective shifted dramatically in 1996 after he was gifted a book on rotational grazing by Andre Voisin. After that, he read voraciously about alternatives to conventional ranching: books by experts like Jim Garish and Joel Salatin about regenerative ranching, holistic management, pasture-based practices, and certified organic. Inspired, Fernando committed to prioritizing soil stewardship on La Julia Farm. Regenerative ranching is a “huge, never-ending learning curve,” the team at La Julia told us.

 

 

En 2021, La Julia comenzó a trabajar con Boomitra y Alianza del Pastizal, un grupo de productores rurales comprometidos con la producción agrícola y la conservación de las Pampas, para continuar mejorando la salud del suelo de la granja. "Comenzamos a gestionar la granja como un todo", dijo el hijo de Fernando, Francisco, "teniendo en cuenta todos los procesos ecosistémicos, flujos de energía, dinámicas comunitarias, sistemas de agua, etc."

 

El equipo de La Julia transformó significativamente sus métodos, comenzando por subdividir su tierra en potreros más pequeños y basados en la productividad, facilitados por cercas eléctricas móviles. Emplearon un sistema de pastoreo rotativo de alta densidad utilizando ganado Aberdeen Angus. En este sistema, la densidad de carga es extremadamente alta y los animales solo pastan durante unas pocas horas, imitando el comportamiento y los patrones de pastoreo de las manadas salvajes. El pisoteo y la deposición de estiércol fertilizan el suelo in situ, estimulan el crecimiento de las plantas, ayudan a controlar plagas y malezas, y reducen la erosión del suelo. El suelo, a su vez, se vuelve más saludable y es más resistente a la sequía. Los corredores de biodiversidad sirven como zonas de amortiguación ecológica, mientras que las lagunas funcionan como estaciones de hidratación para la fauna y contribuyen a la retención de humedad en el entorno.

 

"Tenemos que regenerar los recursos que estamos utilizando de la tierra. Suelos saludables = animales saludables = humanos saludables", enfatizó Francisco.

 

 

Gracias a Boomitra, La Julia pudo cuantificar su beneficio para el suelo. "Lo que estamos viendo", dijo Francisco, "es el resultado y una declaración de que nuestros procesos de gestión están funcionando. Estamos secuestrando carbono".

 

It’s simple for La Julia: “Our number one priority is to increase organic matter, which is going to sequester more carbon from the atmosphere, which is going to give us more fertile soils and roots that can explore deeper down to bring up nutrients. It’s a virtuous cycle,” articulated Francisco. Through their commitment to soil health, La Julia Farm not only weathered recently extreme droughts but also avoided the need to purchase cattle feed—a level of resilience that sets them apart from nearby ranches.

 

Hoy, Francisco y sus dos hermanos, Carolina y Matías, están expandiendo el legado de su padre pensando en el futuro. "Muchos otros productores y ganaderos pueden dar este paso: pueden cambiar a un estilo de gestión más holístico, cuidando de sus suelos. Por eso nos gusta trabajar con Boomitra".

 

The La Julia Farm team encourages other ranchers in Argentina to join Boomitra’s projects. “We have a responsibility of providing people with healthy foods, and we have the opportunity to show what we’re doing: we have the responsibility of telling other ranchers, ‘Hey, this works!’” In fact, they hope for more competition. “We have to be replaceable,” noted Francisco. “This has to go on. This has to continue throughout generations. It’s the only way.” For the team, the ranch is proof that working with nature creates a longevity that extends beyond a single person.

 

La Familia Bianchi. De izquierda a derecha: Francisco, Carolina, Fernando, Valerie y Matías.

 

Mira para aprender más sobre la Granja La Julia:

Grace Cajski
Pasante Editorial
Artículos relacionados